Inventario en un arriendo

Consulta: Estoy arrendando una casa y me exigen firmar un contrato de arriendo con un aval y, además, firmar un inventario con un exagerado número de detalles.
El corredor de propiedades me explica que así se arriendan todos los inmuebles, lo cual considero una burocracia sin sentido.
¿Por qué tanto papeleo?

Respuesta: El contrato de arriendo de bienes raíces urbanos es consensual, vale decir, se perfecciona por el solo consentimiento de las partes y no es obligación hacerlo por escrito.Sin embargo, lo habitual y recomendable es celebrar el contrato por escrito, pues, de lo contrario, la ley de arriendo establece que en aquellos contratos que no consten por escrito se presumirá que la renta será la que declare el arrendatario. En relación con el aval o codeudor solidario, los corredores de propiedades lo exigimos siempre. Esta figura otorga una mayor seguridad y respaldo al cumplimiento del contrato de arriendo, pues si el arrendatario no cumple, lo deberá hacer obligatoriamente el aval o codeudor predeterminado en el contrato.

Respecto del inventario, aun cuando tampoco es obligatorio confeccionarlo, es muy conveniente hacerlo. En este catastro se detallan todos los objetos, instalaciones y muebles que forman parte de la propiedad, así como el estado en que éstos se encuentran. Este documento permite comprobar al término del contrato y al momento de la entrega de la propiedad si ésta ha sufrido deterioros por los cuales debe responder el arrendatario o si sólo existe un desgaste natural por el uso, en cuyo caso procede recibir conforme la propiedad y restituir la garantía al arrendatario.
Finalmente, hay que dejar constancia que el inventario se entiende forma parte íntegramente del contrato de arriendo.