La comisión del corredor.

Consulta: ¿Es legal que los corredores de propiedades cobren al dueño el 50% de una mensualidad por arrendarla, teniendo presente que las publicaciones en los periódicos también son cobradas al propietario?

Respuesta: En nuestro país el corretaje de propiedades constituye una actividad comercial que no se encuentra legalmente regulada, en lo relativo a las comisiones u honorarios que corresponde percibir a los corredores de propiedades en los negocios en que intervengan.
Por ello resulta de especial importancia que la comisión que en cada caso se acuerde quede establecida por escrito y sea convenida en forma previa a la ejecución del encargo.
Ahora bien, tratándose del arrendamiento de bienes raíces urbanos constituye una costumbre mercantil –la cual en todo caso puede ser modificada por las partes- que la comisión a pagar sea un 50% de la renta de arrendamiento pactada.
Ella podrá variar en función de la duración del contrato de arrendamiento y si al corredor se le encarga o no la administración del inmueble. En el evento de que no exista un acuerdo escrito sobre el monto de la comisión de corretaje, deberá primar la costumbre mercantil, esto es, lo que habitualmente se cobra en plaza por servicios de corretaje. En cuanto a quién paga los gastos de avisaje, habrá que estarse a lo pactado en la orden de arrendamiento.
Si nada se hubiere pactado, la costumbre mercantil es se incluyan dentro de la comisión de corretaje. En el caso de que existan diferencias entre las partes, es usual que en el mandato se establezca una cláusula arbitral, en virtud del cual se somete a la disputa a la decisión de un árbitro arbitrador. En el evento que no exista esta cláusula, sólo cabría a las parte recurrir a la justicia ordinaria.